Lo destacado en Formación Escopeta



martes, 4 de abril de 2017

Y al final Jerry Jones no hizo lo correcto


El día de hoy la saga de Tony Romo llegó a lo que, parece, es el punto final. Romo anuncio su retiro y firmó contrato con la cadena CBS para ser analista. Y aunque a la distancia parece ser un simple final a una larga historia de "el veterano que pierde el puesto con un novato", la verdad es que deja en claro algo: Jerry Jones pide cosas que no él va a cumplir.


Primero que nada, hay que poner en contexto la situación de Romo: cuando se hizo oficial que Dak Prescott era el QB del futuro para Dallas y que Romo no entraba en los planes del equipo, se empezaron a rumorar los posibles destinos para él. De inicio sonó Denver, luego se habló de equipos como Jacksonville y los Jets. Hasta ahí todo iba bien. El problema fue que de algún lugar surgió el rumor de que los Redskins podrían buscarlo si no lograban arreglar algo con Kirk Cousins. Eso puso de nervios a Jerry Jones.

El dueño de los Cowboys declaró públicamente que esperaba que Romo "hiciera lo correcto" si llegaba a la agencia libre. En pocas palabras: que no firmara con nadie que fuera un rival directo de los Cowboys. Ok, suena lógico. De hecho Green Bay buscó a toda costa bloquear el paso de Brett Favre a un rival divisional cuando vino el primer retiro de Favre. Hasta ahí no hay problema.

La cuestión fue que los Redskins no lo buscaron, pero se empezó a generar ruido en torno a los Texans. Y eso fue lo que detuvo la salida de Romo.

Se suponía que los Cowboys iban a dar de baja a Romo cuando arrancara el año de la liga, pero justo ese día los Texans mandaron a Brock Osweiler a Cleveland, dejando en claro que iban a buscar a Romo. Y fue ahí donde Jones comenzó a cambiar su discurso: No, no iban a dar de baja a Romo. Si alguien lo quería, tenía que hacer un cambio. Y a partir de ahí todo fue en picada.

Los Broncos fueron los primeros en decir que no había interés en Romo si se tenía que dar algo a cambio. Y poco a poco desapareció cualquier rumor, excepto uno: Houston. Los Texans estaban interesados en Romo, pero tampoco estaban dispuesto a ceder alguna selección de Draft. Y comenzó la espera.

Durante las últimas semanas todo fueron especulaciones. Y al final se llegó a un punto de quiebre: Romo dejó saber que eran los Texans o el retiro.

Al final de todo, Jerry Jones inclinó la balanza. No dejó que Romo se fuera al equipo "rival" del estado, y esa negativa a dejarlo partir terminó por orillar a Romo al retiro.

Lo cuál deja una conclusión simple: Jerry Jones no estaba dispuesto a dejar a Romo en libertad si no había cosas que le beneficiaran. Eso está muy lejos de "hacer lo correcto". Cuando los Colts decidieron que era hora de romper nexos con Peyton Manning, se lo dejaron saber y lo dieron de baja. En forma de agradecimiento a sus contribuciones, le dejaron elegir a dónde ir. Eso es algo que no todos los equipos hacen, y que en esencia es "hacer lo correcto". Los Colts dejaron que Peyton se fuera a un equipo de la AFC, aunque eso implicaba la posibilidad de que Peyton los eliminara de los playoffs. Pero otra vez, era lo correcto.

Jerry Jones no vio las cosas así. Para él lo correcto era que él recibiera algo a cambio de Tony Romo. No dejarlo que buscara equipo. Lo correcto para Jones era forzar la mano de los otros equipos, y en caso de que nadie cediera simplemente bloquear la salida de Romo.

Hoy que Romo anuncia que se irá a la televisión, entonces es cuando los Cowboys anuncian que lo dan de baja. Les puedo apostar que si Romo no hubiera hecho ese anuncio entonces seguiría siendo parte del roster de Dallas.

Porque eso es lo que nos queda como enseñanza final: con Jerry Jones solamente hay una forma de hacer las cosas, y esa es la forma en que Jerry Jones gane algo. Todo lo demás son formas no correctas.

No hay comentarios: